REFUERZO DE UN MURO, UNA PISCINA Y UN RECINTO DE INSTALACIONES

Una actuación en la COSTA BRAVA.

Equipo de perforación M200

El primer aspecto que tuvimos que solucionar, fue el transporte y el emplazamiento de los equipos, mediante una grúa pequeña para poder circular en unas calles estrechas i mucha pendiente (poco maniobrables), y suficientemente grande para situar los equipos en un solar con pendiente, edificado e inaccesible con medios tradicionales. Se trataba de tres actuaciones. La primera, reforzar un muro de contención con micropilotes de D.150 mm y en una anchura de trabajo de as de 1,0 metro. La segunda era un refuerzo de la cimentación de un recinto de instalaciones de 7 m2, en este caso se separó la columna de perforación, fijándola  en los puntos de perforación, del grupo eléctrico que se ubico fuera del mismo. Y finalmente, la tercera actuación, fue reforzar una piscina, que se encontraba en un nivel superior de las primeras actuaciones. El terreno que encontramos, fiel al estudio geotécnico suministrado, fue un nivel de relleno variable, y debajo ya encontramos el sustrato rocoso de pizarra. Por lo tanto, la perforación más adecuada en estos terrenos fue mediante aire.